¿ CÓMO COLABORA LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL CON LA RESILIENCIA EMPRESARIAL ?

Por: Richard Ramírez 04/12/2017

La Resiliencia empresarial es la habilidad para adaptarse y responder rápidamente a los riesgos, cambios del entorno, variaciones exógenas y endógenas, para mantener la continuidad del negocio, convertirse en una empresa más confiable, potenciar sus fortalezas y crecer.

Actualmente vemos que los cambios tecnológicos han originado una nueva forma de hacer, sentir y ser. Esto implica que el comportamiento de las personas se está modificando de forma progresiva influyendo en el estilo de vida. Es por esta razón, que las empresas y organizaciones se ven en la necesidad de replantearse su manera de hacer y comunicar el portafolio de servicios y productos, ser más resilientes ante la disrupción tecnológica.

Ya no es suficiente con ofrecer un excelente servicio o fabricar un gran producto de calidad, hay que conectarlo con la experiencia de compra de los clientes. La explosión de las redes Sociales y esta nueva forma de ir al mercado han impulsado nuevas tendencias.  Hoy no estamos en una era de cambios, sino en un cambio de era, una era que definitivamente viene marcada por la Transformación Digital.

A lo largo de la historia ha habido varios momentos clave en lo que respecta a la industrialización de las empresas. Actualmente tenemos la suerte de vivir en primera persona uno de estos momentos, la cuarta revolución industrial. El término Industria 4.0 es una visión que surge del gobierno alemán y que se refiere a fabricación avanzada. Así, según Gartner, en su artículo sobre qué es la Industria 4.0 y cómo deberían de actuar los directivos de las empresas, integrando sistemas de producción con instalaciones inteligentes se genera una convergencia digital entre la industria, los negocios y las funciones internas y procesos.

Entre los conceptos tecnológicos relacionados con la industria 4.0 destacan no solo los relacionados directamente con la gestión de la información y del conocimiento, sino también con los servicios públicos, las ciudades inteligentes y la energía. Internet de las cosas (Internet of the Things, IoT), Big Data, Cloud-Computing, Smart-Grid, Smart Manufacturing, Smart Cities, son algunos conceptos concretos que tratan de enmarcar soluciones innovadoras para dar respuesta a esta nueva transformación industrial.

El término Industria 4.0 no se limita solo a conceptos como “Internet de las Cosas” o “Fábricas 4.0”, sino que se refiere a la idea de una digitalización y conexión de todas las unidades productivas en una economía, siendo las claves de este nuevo panorama industrial:

Sistemas ciber-físicos que flexibilicen la cadena de valor, desde la producción hasta el consumidor; robots inteligentes y máquinas, que serán capaces de interactuar de forma inteligente. Los robots no solo reemplazarán a las personas en ciertos tipos de trabajos estructurados, sino que interactuarán directamente con los humanos; el concepto de Big Data, donde grandes volúmenes de información se van a generar (duplicándose cada 1,2 años) y tendremos que ser capaces de gestionarlos e interpretarlos, donde los riesgos aumentarán y la ciber-seguridad se hará más perentoria, necesaria y requerirá que grandes avances, ya que el Ciber-Crimen está conducido por grandes corporaciones delincuenciales.  El aprovechamiento del Cloud Computing será fundamental. La calidad de la conectividad será mayor y permitirá interactuar en tiempo real el mundo físico con el virtual. Cada vez habrá más y mejores fuentes de energía que sustituyan a las actuales, y hay un crecimiento y tendencia a que la energía sea más eficiente y descentralizada, debido al cambio climático y a la escasez de recursos. Se está evolucionando rápidamente en la Industrialización virtual, lo que permitirá realizar simulaciones y testeos de nuevas plantas de producción o nuevos productos en un tiempo muy reducido.  Las Fábricas 4.0, que representarán la máxima conectividad para fabricar “cosas” y permitirán realizar personalización de productos utilizando sensores, impresoras 3D o robots inteligentes. Para ello, se recogerá la información necesaria para fabricar un producto (requisitos o especificaciones) de forma deslocalizada, participando del proceso tanto consumidores como diseñadores, proveedores y productores, que interactuarán con el proceso empresarial desde el diseño, producción, incluso evaluación y servicio post-venta, ajustándolo en tiempo real.

Gracias a las redes sociales y al avance de Internet los usuarios tienen toda la información a su disposición, y esto provoca que la decisión de compra esté condicionada, entre otros, por la oferta disponible y la opinión de otros compradores.

Así es como hemos empezado a hablar de Transformación Digital, que puede definirse como el proceso de integración de la tecnología en la empresa centrada en el foco del cliente, basándonos en el desarrollo de una nueva cultura organizacional y empoderando a las personas que componen el negocio.

El principal reto para las organizaciones es potenciar la capacidad en el equipo para afrontar el cambio. Son las personas las auténticas protagonistas de la transformación, lo cual demanda que las organizaciones sean altamente resilientes.

Las Crisis, Cambios, eventos disruptivos, inducen a que las empresas sean mucho más resilientes, modificando, adaptando y adoptando nuevas formas de ejecutar sus procesos, dándole nueva formación a su personal, con herramientas más allá de lo tecnológico como liderazgo, trabajo en equipo, agilidad basados en la gestión de estos cambios de paradigmas.

Las empresas deben tener una gestión de continuidad del negocio inserta en la cultura corporativa, debe tener una gestión de su cadena de suplidores de manera diversificada, planificar de manera adecuada la adopción de nuevas tecnologías, con planes estratégicos que tengan como una de sus premisas fundamentales el concepto de Resiliencia y donde la adaptabilidad forme parte de su ADN, conservando la identidad y fortaleza que caracteriza su marca además de que las empresas crecen como ciudadanos corporativos con altos niveles de responsabilidad social.

La Transformación Digital nos abre una ventana para prepararnos, fortalecernos, aumentar nuestra capacidad de Resiliencia y enfrentar este “cambio de era”, que seguramente será más demandante, asegurándonos que nos solo superaremos cualquier crisis o cambio, sino que además saldremos fortalecidos y exitosos.

La Resiliencia Empresarial vs. ASD